Eduardo Mendoza

Mendoza  Eduardo Mendoza

Aprovechando que he terminado de leer uno de sus libros (La isla inaudita), me gustaría hablaros un poco de este escritor Barcelonés, ya que es con el que me inicie en el mundo de la lectura. Además, en un anterior post dije que lo haría, así que, lo prometido es deuda:

Eduardo Mendoza, nace en Barcelona, un 11 de Enero de 1943. Su primera novela es La verdad sobre el caso Savolta (1975) la publica estando en Estados Unidos, ya que trabajo como traductor de la ONU en Nueva York. La obra está ambientada en su Barcelona natal, combinando la descripción de la ciudad en épocas anteriores a la Guerra Civil Españolka y en la actualidad.

Después, en 1979, llegaría, El misterio de la cripta embrujada, lo que daría comienzo a una tetralogía (al menos hasta el momento) protagonizada por un personaje peculiar, una suerte de detective encerrado en un manicomio, de nombre desconocido. El laberinto de las aceitunas, 1982 , la segunda novela protagonizada por el detective sin nombre, lo consolida como uno de los autores con más éxito de ventas. La saga protagonizada por este personaje continuó en 2001 con un tercer volumen, La aventura del tocador de señoras y el cuarto volumen, publicado en 2012, se llamo: El enredo de la bolsa y la vida.

Antes de publicar el último volumen de esta saga, en 2010 se hace con El Premio Planeta de Novela. El titulo de la novela que le hace ganador es: Riña de Gatos. Madrid 1936. La obra la presenta con el seudónimo: Ricardo Medina. El argumento giro en torno a Anthony Whitelands, un inglés que llega una convulsa primavera de 1936 a Madrid. Deberá autenticar un cuadro desconocido, perteneciente a un amigo de José Antonio Primo de Rivera, cuyo valor económico puede resultar determinante para favorecer un cambio político crucial en la historia de España.

Y hasta aquí os cuento, los que nunca habéis leído nada de él os lo recomiendo, ya que merece la pena. Para finalizar os dejare con un par de citas suyas:

“Un problema deja de serlo si no tiene solución”.

“Es posible que cada vez haya menos lectores, pero eso no importa. En la época de Homero nadie leía y había muy buenos escritores. El número de lectores no tiene importancia, es algo meramente economicista. Hay revistas de medicina importantísimas que sólo leen cien personas y novelas que leen veinte millones de personas que olvidan al día siguiente”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s