Relato: Un deseo

Aquí va un relato nuevo, espero que guste! 🙂

(Como siempre, al final dejo el enlace para poder descargarlo en PDF).

Fue entonces (en el año 1964), cuando se escogió a Francisco Jareño para la realización del nuevo proyecto, les explico el guía. La reina Isabel II…, el joven castizo continuó animadamente su exposición del relato sobre la construcción de la Biblioteca Nacional pero Jaime ya no aguantaba más, no podía continuar escuchando porque necesitaba acudir al servicio con urgencia. Con gestos le pidió permiso a su profesora de cuarto curso, a la que está le respondió con un breve movimiento de cabeza, negándole a ir. Jaime hizo caso omiso, se quedó en la parte de atrás del grupo y en un descuido de la profesora, bajo rápido las escaleras del piso de arriba, de dos en dos, al llegar a la planta de abajo, un guardia con un feo uniforme negro y algo mayor para la profesión le llamo la atención. Jaime saco la lengua y se mofo de él. Abrió la puerta del lavabo pensando en lo feliz que sería sin normas, sin gente que se las impusiera. Se sintió bastante aliviado cuando pudo desinflar su vejiga. Estaba saliendo del aseo, cuando alguien o algo le empujo hacia dentro. Cayó al suelo con estrépito, golpeándose su joven trasero. Aún dolorido miro enfrente pero no vio a nadie. Se puso de pie y noto que no pisaba en suelo firme. Un libro con las páginas abiertas yacía bajo sus pies. Lo cogió con ambas manos; pesaba bastante, y hojeo todas las hojas sorprendido de encontrarlas en blanco, todas. Qué raro, pensó, casi 1.000 páginas de un libro con todas las hojas vacías. Las tapas estaban encuadernadas con una llamativa encuadernación rustica de color burdeos, y con unas letras en dorado tanto en la parte posterior como en el lomo. El título rezaba “PIDE UN DESEO”. Jaime sonrió maliciosamente mientras pensaba en ello. Tener lo que quisiera, que nadie le dijera que no a nada. Mejor aún, que todo fuera suyo. Todo para él solo. Estaba harto de que le trataran como a un niño sólo porque tuviera 10 años. Sabía lo que quería…o al menos él creía eso. Sin previo aviso el libro pareció cobrar vida, se abrió por la mitad, y empezó a avanzar como por arte de magia, a gran velocidad, cuando llego al principio se detuvo. El corazón de este joven estudiante casi se le sale de su sitio. En la primera página del libro empezaron a aparecer las primeras letras impresas y decía:

Jaime, el joven escolar, cogió el libro con ambas manos y le sorprendió lo pesado…pide un deseo decía el título…el chico pensó en hacer desaparecer a todo el mundo…estaba alucinando, el libro describía sus pensamientos, sus acciones, todo lo que hacía o pensaba.

Jaime tiro el libro al suelo, asustadísimo. Salió a paso ligero de los lavabos pero con precaución de no recibir un nuevo empujón y con miedo de quien podía estar haciéndole todo eso. Pero esta vez nada le hizo retroceder, y se encontró con la desierta planta baja de la Biblioteca Nacional. Tenía un aspecto tétrico y lúgubre. Un escalofrío le recorrió el cuerpo. Subió las escaleras de tres en tres esperando encontrar a sus profesores y compañeros de colegio pero se encontró con que no había nadie. Miro en las diferentes salas de la biblioteca pero tampoco. ¡Es una broma, verdad!, chilló aterrado, ¡pues no tiene gracia! Escucho un golpe fuerte y seco. Se puso la mano en el pecho, el corazón le iba a mil. El ruido procedía del piso de abajo. Bajo las escaleras poco a poco, aterrorizado, apoyando con fuerza la mano en la barandilla como si eso fuera a salvarle de algún tipo de criatura extraña que pudiera aparecer en ese momento. Estaba arrepentido por su egoísmo, quería cambiar su deseo, no quería estar solo, la soledad está sobrevalorada, pensó en ese instante. Cuando llego al final de las escaleras se encontró con el libro. Estaba de pie, en el primer escalón. Se mantenía erguido como si fuera un perfecto equilibrista. Jaime miro a un lado y a otro, deseoso que alguien lo hubiera dejado allí, ojala fuera una broma pesada que le querían gastar todos sus compañeros, su profesora, el viejo guardia al que había sacado la lengua… Cogió de nuevo el pesado libro con sus manos, abrió por la segunda página del libro y se encontró leyendo las últimas líneas:

La próxima vez, chaval, tendrás que pensar mejor lo que quieres, le hablo el libro, porque a veces ocurre, que los deseos se cumplen y luego, el chico trago saliva, no podía creer que el libro le estuviese hablando, digamos, que puedes arrepentirte. Espero que te diviertas estando solo en el mundo, tienes 1.000 páginas por delante para pasártelo ¡pipa! Luego, volverás a tu vida normal. No te olvides de la página de agradecimientos y recuerda: los años no pasan en balde, así que, aprovecha tu tiempo al máximo.

Una gran y enigmática sonrisa apareció dibujada en el libro.

PDF: UN DESEO

Anuncios

7 comentarios

  1. Ten cuidado con lo que sueñas, puede hacerse realidad… Lucha por tus sueños pero que no sean ni imposibles ni totalmente egoistas, o el libro quizá tenga muchas mas pag. en blanco. Gracias por compartir me ha encantado.

    Me gusta

    • Muchísimas gracias a ti por comentarlo y muy contento de que así sea 🙂
      Sí, a veces algo que parece fácil, saber disfrutar en cada momento de lo que uno tiene, se vuelve difícil. Estoy totalmente de acuerdo contigo, no hay que dejar de creer ni de luchar por tus sueños, pero siempre con humildad y con los pies en el suelo. Un abrazo!

      Me gusta

    • Muchas gracias Javier por tus palabras 🙂 Estaba mirando tu blog y veo que también escribes relatos y cuentos. Pues con mucho gusto paso a seguirte y así poder compartir experiencias y conocimientos. Un abrazo! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s