RELATO CORTO: ABRE LA PUERTA

— La habitación no está mal…es amplia, las camas parecen sucias y viejas, la tele un poco antigua…después de lo que nos han hecho esperar, creía que nos darían una habitación mejor —se quejó, Alice.

—Cariño, ¿que querías una suite?, ya has escuchado a Fernando, el chico de recepción, es verano, es festivo aquí en España, el hotel esta completo y ha tenido la amabilidad de cedernos esta habitación, que en principio no estaba disponible para los huéspedes, de modo que ¡no te quejes tanto! —comentó irritado, Richard.

—Yo me quejo claro, y tú te conformas siempre con cualquier cosa, hay que luchar por lo que uno quiere y a veces levantar la voz para que te escuchen, Richard —se enfadó, Alice—. ¡Ah! Encima las toallas del baño son amarillas, Richard.

—Pues no voy a bajar de nuevo a recepción, Alice, te tendrás que aguantar con tu estúpida superstición —comentó, subiendo el tono de voz en esta ocasión.

—A mí me chillas, ¿no? Y no es una estúpida superstición Richard —se defendió Alice.

Richard Buxton no soportaba tener que reclamar y enfadarse con la gente. A pesar de que en su trabajo trataba diariamente con la gente y eso conllevaba más de una vez discutir con algún cliente. Pero ahora estaba de vacaciones, y solo quería pensar en disfrutar, descansar y conocer Barcelona. Tenían 15 días de vacaciones, y pensaban pasar los 15 días en España. Primero en Barcelona, y luego se desplazarían a Menorca, a casa de unos amigos. Después de las vacaciones volverían para Irlanda. Pero el comienzo de las vacaciones no empezaba bien, y ya se sabe que las cosas siempre se pueden poner peor.

Alice, su mujer, entro a ducharse, mientras él se estiro en la cama. Intento relajarse, pero no pudo. Intento no pensar en nada. Pero le era imposible. ¿Porque su mujer era a veces tan irritable?

Llevaban 15 años de casados, y 5 más como novios. 20 años al lado de una mujer que siempre estaba a su lado, en lo bueno y en lo malo. Era una mujer muy hermosa, y buena, pero también una mujer con un carácter muy temperamental. Quizá el carácter que a él le faltaba en ocasiones, quizá por eso, dentro de las típicas discusiones de pareja, se complementaban bien, de lo que uno carecía, el otro era su punto fuerte.

Empezó a quedarse dormido cuando oyó un golpe en el armario. Se incorporo de golpe. Se acerco al armario. Estaba acercando su mano a la puerta corredera cuando sin más, la tele se encendió. ¿Pero cómo era posible? Su mujer estaba en la ducha, y el estaba lejos del mando. ¿Alguna conexión que había hecho que se encendiera el televisor? Se olvido del armario, y se acerco a la tele, miró detrás del televisor e intento ajustar todos los cables correctamente. Mientras echaba un vistazo a los cables, en la tele estaban echando un partido del campeonato liguero en España. Estaban narrando el partido, cuando de repente escuchó gritar al narrador ¡Fuera de aquí! ¡Estáis ocupando la habitación equivocada! Richard se volvió rápidamente, resbalo cayendo de espaldas y acabo golpeándose la cabeza contra el suelo. Se quedo unos segundos aturdidos, antes de escuchar de nuevo un golpe en el armario. Esta vez había sido más claro. No había duda…algo o alguien estaba dentro de ese armario. Asustado, Richard pensó que se estaba volviendo loco. Aun no se había incorporado del todo, cuando se oyó otro golpe en la puerta, en este caso provenía de la puerta de entrada a la habitación. Aterrorizado de miedo, Richard preguntó:

—¿Quién, quién es? —dijo con voz temblorosa.

—Señor Richard Buxton, soy Javier, el director del hotel, ¡abra en seguida, por favor! Fernando, el nuevo chico de recepción, ha cometido un error terrible al dejarles subir a la habitación.

—¿Cómo que ha cometido un terrible error? ¿Qué quiere decir?

—En los últimos meses hemos tenido varios incidentes con esta habitación, ¡¡abra por favor!!

Richard reaccionó y corrió hasta la puerta. No se fijó en que la puerta corredera del armario se estaba abriendo. Giró el pomo. Pero no consiguió abrir.

— No consigo abrir la puerta, ¡maldita sea! —gritó desesperado Richard.

—No desespere señor Buxton, vamos a intentar derribar la puerta, les sacare de aquí.

Al otro lado se escuchaba maldecir a Javier, el director, chillando a Fernando. Le decía que le advirtió que no habilitara la habitación a nadie y que en cuanto esto se solucionara estaba despedido. Pero, ¿tenía solución esto? ¿y qué narices era lo que había en…

—¡Richard! ¡¿Qué pasa, que son esos chillidos!?, preguntó Alice, entre asustada y desconcertada.

Alice había salido de la ducha, llevaba puesto una bata que dejaba entrever el sujetador rojo que llevaba puesto. A sus 40 años estaba esplendida, siempre había tenido muy buena figura y una carita angelical.

Richard se giró para mirar. Y casi le da un ataque al corazón. Una figura negra y oscura, con la cara desfigurada, y que infundía asco y repulsión, y el mayor de los temores, estaba detrás de Alice. Cogió a su mujer y se la quiso llevar consigo, llevársela a una oscuridad desconocida, pero Richard se desplazó con agilidad y agarró el brazo de Alice. La tenia cogida con fuerza, pero la figura negra tiraba de ella aún con más violencia. Los estaba arrastrando a los dos. Richard intuía que si los llevaba hasta el fondo del armario sería el final.

—¡No te llevaras a mi esposa!, chilló. Haciendo un esfuerzo sobrehumano consiguió tirar de los dos unos metros para fuera. Pero eso les condeno, se quedo casi sin fuerzas. Los arrastró y cuando prácticamente los tenía en el fondo del armario, Alice dijo:

— Cariño, te amo, este donde este, te llevo conmigo en mi corazón.

Se deshizo de la mano que le agarraba Richard, y le empujó hacia fuera. Richard cayó fuera del armario. Antes de que la puerta corredera se cerrara tuvo tiempo de verla marchar mientras las lágrimas de sus dos preciosos ojos inundaban de tristeza la habitación.

En ese instante la puerta de la habitación se vino abajo, y entraron varias personas, entre ellas Javier y Fernando. Richard intento sin éxito levantarse y mirar dentro del armario e ir en busca de su mujer. Pero el director le tenía bien sujeto. Richard se derrumbo ahí mismo, en la maldita habitación del hotel.

<<Nunca más volveré a ver a mi esposa, pensó.>>

Cerró los ojos. Y la vio. La vio a su lado, y la abrazo con fuerza. Ella le beso en los labios, y le dijo que fuera feliz, que ella velaría por él. Y él solo supo decirle que la quería, que la quería muchísimo, antes de que esta historia tocara a su ¿FIN?

PDF: ABRE LA PUERTA

Anuncios

12 comentarios

    • hola lurda! 🙂 Sí, seguramente habías leído la historia corta (Abre la Puerta), que la presente hace tiempo a un concurso literario organizado por una cadena hotelera. Y ahora, pensé en darle una continuidad a esa historia, como si fuera una serie de varios capítulos e irlos subiendo según vaya escribiéndolos. Me parecía mas cercano así y algo distinto, porque cuando escribes la historia completa siempre pasas y repasas y luego, vuelves a repasarla, jajaja. Así es más directo (obviamente repasaré el capitulo antes de subirlo) pero es más natural y más improvisado, además de compartirlo con todos vosotros al mismo tiempo. En fin, jeje, que espero que os guste! Besotes y buen fin de!! PD: Ya sabes: si una habitación no esta disponible por cualquier motivo, mejor no insistir! 😛

      Me gusta

  1. Me encanto el 1er Capitulo, un poco de miedin!!! Es de suspenso pero cuidado tu que viajas haber que habitación te alojan!!
    Yo por la dudas a revisar bien antes de entrar!!
    Ya imprime el capitulo esta realmente bueno, Para mi no es el Fin el amor siempre esta acá o del otro lado… Besos y muchos cariños.. Buen comienzo de Semana!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola Rosita, amiga mía!! Perdona que no te haya podido contestar hasta hoy.
    jejeje, un poco sí, buscaba que tuviera un poco de eso la historia: miedo, suspense y amor, haber si el resto de capítulos te gustan igual!! 😀
    Besotes bien grandes llenos de cariño. Por cierto, como estás, estás totalmente recuperada de tu infección? Y tu nieta, que siempre me acuerdo, como esta ella y su amiga? Espero que todos bien, un abrazo bien grande para Rosita & Familia!!

    Me gusta

    • Lili, siento contestar con retraso, que estos días ando con la cabeza en mil cosas. Me alegro que te haya gustado, aunque te haya dado algo de miedito, jjeje, pero me encanta saber que a pesar de ello te hayas tomado la molestia de leerlo, pronto vendrá el segundo! (este sería por eso el relato corto) 😉
      buen fin de semana!!

      Me gusta

  3. Gracias Irlanda!!! 😀 Qué feliz me hacen estos reconocimientos, no por nada si no porque una persona a la que aprecio tanto se acuerde de mi y me nombre, muchas gracias y más de esos súper abrazos mágicos!! En breve, paso a recogerlo 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s