Cierra la Puerta: Capítulo 10

10

PORTADA

Cuatro hombres permanecieron reunidos alrededor de una mesa, planeando el asalto al hotel de las pesadillas. Mientras el sol comenzaba a retirarse de la ciudad condal, Javier les señalaba  con el dedo un punto en el mapa desplegado.

—Por aquí nos darás paso —comentó a Ernesto.

—Está chupado —respondió este, moviendo el palillo entre sus dientes.

—Repasemos el plan otra vez, por favor —suplicó Richard.

Después de repasar por enésima vez el plan, Jhon se acercó a la cocina. Ernesto, de pie, lo miró con curiosidad.

—Piensas que estoy como una cabra, ¿verdad, chico? —le preguntó. Jhon negó con la cabeza—. Mucha gente lo piensa cuando me conocen —comentó divertido.

—¿Por qué nos ayuda? ¿Por que pone su vida en riesgo, por alguien a quien apenas conoce?

Ernesto se acerco a aquel joven imberbe, le puso una mano en el hombro y se lo explicó:

—Después de acudir al hotel a interrogar a tu padre y el posterior enfrentamiento con aquellos hombres, alguien o algo se preocupó en tocarme las narices, a partir de entonces mi carrera como policía empezó a terminarse. La jodida realidad es que me costó asimilar perder mi trabajo. El único amigo que encontré fue tu padre, parecíamos una pareja a distancia, mantuvimos el contacto desde el día que le pasé la tarjeta bajo el puño de su camisa. Yo recobré las fuerzas para seguir luchando contra los malos que habitan este oscuro mundo y me convertí en detective privado, el mejor de Barcelona —dijo con firmeza—. Prometí a tu padre que si algún día tenía valor para acabar con ese cabroncete que se llevó a su esposa, a tu madre —dijo mirándolo fijamente— yo le ayudaría, aunque eso nos pudiera llevar a poner en jaque nuestras vidas. Me gusta acabar con los malos, vengan de donde vengan.

Jhon sintió que ese tipo odioso que se había presentado por sorpresa en el bar, empezaba a caerle bien.

A las nueve horas se presentaron en el Hotel Nou Passeig de Barcelona. Richard no pudo evitar recordar el momento sufrido tres días antes. Empezó a sudar copiosamente y a sentir el corazón palpitar a gran velocidad. Intentó respirar hondo y calmarse.

—Esta vez es diferente, papa —le calmó su hijo, poniendo una tranquilizadora mano sobre su hombro—. Saldremos de esta, volveremos todos juntos.

Richard pensó en lo optimista que se ven las cosas cuando se tienen dieciocho años, pero agradeció el gesto de su hijo dándole un achuchón.

—Oh, Qué momento más tierno —apareció diciendo tras ellos Ernesto— pero dejaros de ñoñerías, ahora toca Rock & Roll, chavales. Cada uno a sus puestos —ordenó, tomando el control de la situación.

Ernesto golpeó la puerta de cristal, al cabo de unos segundos un hombre de seguridad apareció.

—¿Qué quiere? —preguntó el joven guarda, llevándose las manos al arma.

Ernesto enseñó su placa y añadió:

—Me han ordenado venir por un aviso, un caballero dice haber visto algo extraño desde una de las ventanas —señaló con su dedo hacía los ventanales del hotel.

El joven guarda parecía dudoso, momento que Ernesto aprovecho para advertirle de las consecuencias que podría acarrearle que tuviera que acudir una patrulla. Finalmente cedió y permitió a Ernesto pasar. Este le exigió quedarse en la puerta y que le avisará si observaba alguna cosa extraña.

Ernesto cogió el desvío previsto, se internó en las cocinas del hotel, probó la llave que le había prestado Javier y ¡voalá! la puerta se abrió.

—¡Adelante señoritas!

Richard pasó a su lado, imperturbable.

— ¿Preparado, amigo? —le preguntó Ernesto.

—Ninguno estamos preparados para lo que viene —sentenció Richard—.

Ernesto tragó saliva. Por primera vez en mucho tiempo percibió estar ante el caso de su vida. El caso que se la podía arrebatar.

Jhon pasó sin mirarle, parecía en trance.

El último en pasar frente a él fue Javier. Le miró y asintió, confirmando que había hecho un buen trabajo, y añadió: Cierra la Puerta.

PDF: Cierra la Puerta Cap.10

Anuncios

6 comentarios en “Cierra la Puerta: Capítulo 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s